And we never be royals…

Imagen

Como dice Lorde, nunca seremos de la realeza, ¡pero eso no quita que no podamos inspirarnos en su estilo! Eso es lo que han hecho Dolce & Gabbana o Alexander McQueen entre otros, y no han dejado casi ninguna época intacta.

 Imagen

McQueen ha revivido el lujo medieval con vestidos largos y encorsetados, mientras que Gabbana ha tirado de grandes coronas doradas y vestidos inspirados en el imperio Bizantino, que no falte la sangre azul.Imagen

 Imagen

Ralph Lauren tampoco ha faltado a esta tendencia pero con su propio toque: la aristocracia de la vieja Rusia con sus grandes y peludos sombreros acompañados de guantes largos y pendientes XXL de diamantes, rezuma nostalgia.Imagen

 Imagen

Valentino se rinde en cambio al renacimiento con sus vestidos largos y sencillos, inseparables de una trenza con diadema; los bordados nos recuerdan a los tapices más elaborados de la época, ¿te gustan? Tampoco ha escatimado en el la piel de los mantos reales que solo me recuerdan al malo malísimo de Robin Hood…

 ImagenImagenImagen

¿Qué tendrán esas épocas oscuras que nos fascinan tanto? Oscar de la Renta o Alberta Ferretti son otros de los que se han dejado seducir.Imagen